Diputación aportará fondos para la construcción del nuevo centro de estancia diurna de la asociación Parkinson Bahía de Cádiz

El futuro inmueble, proyectado en San Fernando, se contempla sobre una parcela de 1.300 metros cuadrados en el área de Camposoto, y que podría atender a medio centenar de personas
OCádizDigital
11/09/2019
Provincia

          La presidenta de Diputación, Irene García, ha confirmado que la institución provincial participará en la financiación de las obras del nuevo centro de estancia diurna que la Asociación de Familiares y Enfermos de Parkinson Bahía de Cádiz proyecta en San Fernando. La actual sede de esta entidad se ha quedado pequeña, en relación a una demanda que es creciente. El local, sito en la calle Concha Pérez Baturone –también en San Fernando-, atiende a 30 personas en régimen de concierto con la Junta de Andalucía y a usuarios adicionales que afrontan diariamente sus sesiones de rehabilitación. Dieciséis profesionales trabajan en esta asociación.

          El futuro inmueble, proyectado en San Fernando, se contempla sobre una parcela de 1.300 metros cuadrados cedida por el Ayuntamiento isleño en el área de Camposoto. Una vez materializado podría atender a medio centenar de personas, además de dedicar estancias a la investigación e incluso un salón de actos con un aforo de 70 plazas, según las previsiones del proyecto promovido por Parkinson Bahía de Cádiz.

          Irene García no descarta que la primera aportación económica procedente de Diputación pueda hacerse efectiva en el presente 2019. En similares términos se ha pronunciado Patricia Cavada para confirmar el respaldo del Ayuntamiento de San Fernando. Parkinson Bahía de Cádiz ha solicitado la cobertura financiera de la Junta de Andalucía, en el marco de la convocatoria de subvenciones para actuaciones con fines sociales con cargo a la asignación tributaria del 0,7 por ciento del IRPF. Estos compromisos se han manifestado en el curso de una visita a la sede de la asociación en la que también han intervenido el diputado de Desarrollo de la Ciudadanía, Jaime Armario y la directora de Párkinson Bahía de Cádiz, Lola Garzón.

           La presidenta de Diputación ha destacado la calidad del servicio que desempeña Parkinson Bahía de Cádiz y su alcance provincial. Sobre el edificio proyectado en Camposoto valora que se trata de un medio "de vanguardia", cuya construcción justifica "que se haga un llamamiento a las administraciones para que todas sumemos". Irene García ha reiterado la necesidad de una revisión legislativa de manera que las administraciones locales, cuando alcancen superávit en sus cuentas, puedan reinvertirlo "sin limitaciones". De esta forma se podrían acelerar proyectos como el de Parkinson Bahía de Cádiz, "que además de aportar un servicio tan necesario, dinamizan la economía y generan empleos estables".

         Diputación y Parkinson Bahía de Cádiz mantienen una relación duradera. En los últimos años la institución provincial ha destinado subvenciones a programas terapéuticos así como a la adquisición de medios de transporte para el traslado de usuarios. La última de estas ayudas se conoció a final de agosto y ha supuesto la aprobación de más de 2.800 euros para una segunda furgoneta con plataforma para esta entidad. Esta relación se diversificará próximamente con la colaboración de Diputación en el programa Parkinson Rural, que promueve la Federación Española de Parkinson; esta iniciativa, de sensibilización, divulga las posibilidades asistenciales que existen para el tratamiento del párkinson en pequeños núcleos de población.

          El Parkinson en un trastorno neurodegenerativo, crónico y progresivo, que afecta al sistema nervioso central. Se trata de la segunda enfermedad neurodegenerativa más prevalente en España, sólo por detrás del Alzheimer. Se estima que en España hay 160.000 personas con Parkinson, si bien se calcula que otros 10.000 casos están sin diagnosticar. Parkinson Bahía de Cádiz presta una rehabilitación integral con servicios de logopedia, fisioterapia y estimulación cognitiva.


publicidad