Cruz de Guía
Guillermo Riol

El Señor de Cádiz

El Señor es de Cádiz, dicen unos. El Señor es de su barrio, dicen otros. La Cofradía es de los hermanos, opinan muchos
OCádizDigital
29/10/2014
Semana Santa

A la hora de que estas líneas vean la luz, ya se ha celebrado la reunión de acoplamientos del Jueves Santo y por tanto la comunicación por parte de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno del cambio de recorrido y de horario tanto de salida como de recogida.

Hasta aquí todo normal si no fuera por la amplia polémica suscitada con este tema que, de tratarse de otra corporación, quizá no hubiese tenido tanta repercusión.

Muchas son las opiniones que se han vertido estos días sobre el asunto, respetables todas, aunque quizá no compartidas en su totalidad ya que estamos hablando del Regidor Perpetuo de Cádiz y todo lo que ello conlleva.

Por todos es sabida la devoción que despierta Jesús Nazareno. Una devoción que no se ciñe al ámbito de la ciudad, ya que son muchos de otros lugares de nuestra provincia e incluso de fuera de Andalucía, los que acuden regularmente a Santa María y que acompañan al Señor en la tarde noche del Jueves Santo.

Pero tan amplia devoción, también despierta discrepancias sobre cómo y de qué manera se establecía el recorrido procesional que, en opinión de un gran número de hermanos y particularmente los que forman parte de la penitencia, entienden que el recorrido por el barrio (su barrio), se eterniza propiciando el abandono de las filas tras el paso del Señor, muy especialmente de personas de edad incapaces de aguantar tantas horas en recorrer algunas calles del barrio de Santa María.

Es por ello que la Junta de Gobierno que preside José Manuel Verdulla, ha estimado conveniente realizar un cambio en el recorrido que acortaría las horas de permanencia en la calle y atendiendo, por tanto, lo demandado por ese número de hermanos, suprimir el discurrir por las calles Sopranis y la emblemática Botica.

El Señor es de Cádiz, dicen unos. El Señor es de su barrio, dicen otros. La Cofradía es de los hermanos, opinan muchos.

Sin entrar a valorar los aspectos anteriormente expuestos y la decisión (acertada o equivocada) de la Junta de Gobierno que es soberana y que intenta lo mejor para los hermanos, habría que hacer un esfuerzo por separar lo que realmente es la Estación de Penitencia de lo que otros pretenden amparados en "tradiciones" que en poco o en nada favorece el sentido penitencial de la salida a la calle.


Otros artículos

publicidad