Cruz de Guía
Guillermo Riol

Fondo por igual

Qúe está ocurriendo últimamente en el llamado mundo de la "carga". No se estudia en ninguna parte, no hay que hacer ningún tipo de cursillo ni prácticas que te otorguen un título para dirigir un paso, sólo hay que recordar una frase: "...esto sólo es posible a golpe de corazón..."
Guillermo Riol
1/10/2014
Semana Santa

La frase que encabeza estas líneas, es una de las que forman parte del léxico habitual de los capataces dirigiendo nuestros pasos por las calles de Cádiz. Así expuesto no tendría más sentido que lo que meramente significa, pero bien se podría aplicar a cuanto últimamente está ocurriendo en el llamado mundo de la "carga".

No voy a entrar en cuáles son los motivos, que por otra parte son muchos y variados, los que están convulsionando este mundillo y que algunos se encargan de alimentar mediante posturas, comentarios y acciones que desvirtúan el sentido real de meterse bajo un paso y dirigir el mismo.

Pero si habría que detenerse y observar como de un tiempo a esta parte, salen capataces por doquier erigidos en salvadores de situaciones, incluso económicas, ofertando servicios con cuadrillas de "hermanos", que en algunos casos tienen un paso efímero por las cofradías.

Uno que ha conocido a personas como El Rubio del Aceite, Pedro Ramos, El Cristalero, Berea, Goliat y tantos otros, se sorprende hasta qué punto puede llegar a tecnificarse algo que solo necesita de corazón, entrega y sentir lo que se lleva arriba.

Un martillo lo puede llevar cualquiera, pero cualquiera no puede llevar un martillo. Muchas cofradías han pasado por situaciones muy complicadas debido a capataces y cuadrillas que, tras ofrecerse como la solución a sus males, se han convertido precisamente en todo lo contrario.

Con voz y voto en los cabildos, han podido desvirtuar el resultado de los mismos según los intereses que imperasen en cada momento. No; esto es mucho más sencillo. No se estudia en ninguna parte. No hay que hacer ningún tipo de cursillo ni prácticas que te otorguen un título para dirigir un paso.

Tan solo hay que mirar y recordar a los grandes anteriormente mencionados y recordar alguna que otra frase que quedarán para el recuerdo, como la que un día me dijo Don Manuel Merello; "...esto sólo es posible a golpe de corazón..."

 

 


Otros artículos

publicidad