Un nuevo primer viernes de marzo

Medinaceli celebra la ceremonia de besapié a la que se suma el Cautivo de San José
Mayte Huguet
27/02/2019
Semana Santa

Este viernes no es un viernes cualquiera. Es el primero del mes de de marzo. Y en pleno Carnaval, vuelve a surgir una devoción que traspasa fronteras.

La devoción a Jesús Cautivo. A Jesús de Medinaceli.

Las puertas de la iglesia de Santa Cruz se abrirán este viernes a las 8.30 de la mañana para que sus devotos se acerquen a darles las gracias o a pedirle favores.

Sean cual sean las razones, las colas se formarán de nuevo en el interior de la Catedral Vieja de la ciudad.

Desde muy temprano hasta la noche, hasta las 21.30 horas, estarán abiertas las puertas del templo ininterrumpidamente mientras que se sucederán diferentes misas a lo largo del día.

A las 9, a las 11, a las 13 horas, a las 19 y a las 20 horas, esta última predicada por el director espiritual de la cofradía, el padre Rafael Fernández Aguilar.

Además, a las 18 horas se rezará el rosario, y a las 12 del mediodía y a las 17 horas, el vía crucis.

También en Extramuros se celebrará este primer viernes de marzo en la parroquia de San José.

En el primer templo de Puertatierra también estará expuesto en besapié la imagen del Cautivo hasta las 13 horas, y por la tarde, de 17 a 21 horas.

Antes, desde el martes, se está celebrando el triduo de Cuaresma desde las 20 horas.

Una tradición que se celebra este 2019 a escaso una semana que comience una nueva Cuaresma.

Y siempre el primer viernes de marzo, para conmemorar el día el que los trinitarios rescataron, en 1682, la imagen del Cautivo que habían sido robada por los moros en África.

Éste cautivo fue encargado, según se cuenta, por el duque de Medinaceli, y fue llevada a África para el culto de los soldados españoles.

Parece que fue encargada por el duque de Medinaceli, y llevada a África para el culto de los soldados españoles. Los moros se llegaron a apoderar de la imagen que fue vejada por las calles de Mequinez.

Tras rescatar la imagen, fue devuelta a Madrid y comenzó la costumbre de vererarla los viernes de cada mes, y de manera especial el primer viernes de marzo.


publicidad