El corto recorrido con sus Amantísimos Titulares desde San Juan de Dios hasta el templo agustino, fue seguido con devoción por sus hermanos y aquellos que se sumaron al cortejo en una noche espléndida de otoño

Páginas