Quiché de calabacín y gambas

Ingredientes para cuatro personas:

  • 1 vaso pequeño de gaseosa/agua con gas
  • 1 vaso pequeño de aceite
  • Harina
  • 1 pizca de sal
  • 2 puñados de garbanzos para hornear la masa que luego desecharemos

Ingredientes para el relleno:

  • 100 gramos de gambas peladas
  • 1 calabacín
  • 1 puerro
  • 2 cucharadas de aceite
  • 3 huevos
  • 150-200 ml de leche
  • 4 cucharadas de nata liquida
  • 4 cucharadas de queso rallado
  • Sal y pimienta

Preparación:

En un bol ponemos dos vasos de harina, la gaseosa y el aceite. Con ayuda de una cucharada de madera, removemos e iremos incorporando harina según vayamos precisando hasta formar una masa uniforme. La masa debe despegarse del bol con facilidad y resultar algo brillante por el aceite, no seca lo que significará que tiene demasiada harina.

En un molde apto para horno, extenderemos la masa con ayuda de las manos haciendo en los bordes una especie de paredes todo lo altas que el molde nos permita, para que cuando añadamos el relleno, este no se vierta.

Recortamos papel de horno del tamaño del molde y tapamos la masa sin cubrir las paredes. Cubriremos con una capa de garbanzos crudos que evitarán que la masa crezca y se desquebraje.

Con el horno precalentado, hornearemos la masa a altura media durante 40-45 minutos a 180 º.

Mientras, iremos preparando el relleno. Picamos el puerro en juliana y el calabacín en rodajas finas. Los salteamos en una sartén con un par de cucharadas de aceite. Cuando estén casi pochados, añadimos las gambas peladas y salteamos durante 5 minutos más.

Una vez que la masa quebrada ya esté horneada, le quitamos los garbanzos y el papel de horno y cubrimos con el sofrito del puerro, calabacín y langostinos. Por último, añadimos la crema obtenida de batir los huevos con la nata, la mitad de la leche y el queso rallado. Por último, añadiremos la leche restante tendiendo cuidado que el líquido no exceda los bordes de la pasta quebrada así que la cantidad de leche irá en función de la que nos quepa. Salpimentamos.

Introducimos en el horno medio para que cuaje el relleno durante unos 35 minutos en altura media a 180º o hasta que esté cuajado. Los últimos 5 minutos, pondremos el horno sólo con calor por abajo para asegurarnos que la masa no queda cruda.

Trucos

  • Si vemos que la masa quebrada ha reducido su tamaño con el primer horneado, no debemos preocuparnos porque al añadir el relleno y que este se cuaje, no se apreciará.
  • Podemos pelar el calabacín o lavarlo bien y dejarlo con piel. La piel se puede comer y además aportará un colorido curioso.
  • La masa quebrada se puede comprar preparada. Seguiremos las instrucciones de horneado y después únicamente añadiremos el relleno siguiendo la receta.
  • El quiche admite infinidad de rellenos: Bacón y queso, diferentes verduras, bacalao, jamón dulce… tantos como se os ocurran.

publicidad