Calamares en su tinta

INGREDIENTES:

- 1 kg. calamares de calidad

- 3 cebollas grandes

- 2 dientes de ajo

- 200 ml. vino blanco

- 200 ml. de agua

- 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

- 1 sobre de tinta de calamar

- Sal (al gusto) y 3-4 pimientas negras enteras (sin moler)

 

ELABORACIÓN:

Limpiamos los calamares retirándoles tripas, ojos, boca y concha interior. Los lavamos bien bajo el grifo para retirar posibles restos y escurrimos. Tenemos que tener precaución con reservar y no romper la bolsita de tinta que se encuentra en su interior. Esta tinta la utilizaremos para darle sabor y color a nuestro guiso.Cortamos el calamar en anillos y los tentáculos en trocitos y reservamos.

Colocamos la tinta en un vaso con agua y aplastamos hasta romper la bolsa que la guarda para que se desprenda y tiña el agua. Reservamos. En un cazo incorporamos aceite de oliva virgen extra. Mientras este se calienta pelamos y cortamos la cebolla en trozos irregulares y los dientes de ajo muy picaditos.

Incorporamos al cazo cuando el aceite esté caliente. Rehogamos a fuego medio durante 10 minutos, removiendo de vez en cuando para evitar que se queme al fondo.

Añadimos los calamares cortados y dejamos que se sofrían con la cebolla durante 10 minutos más.

Salpimentamos. A mi me gusta que se encuentre al final los granitos de pimienta negra. Os lo dejo a vuestro gusto, o enteras o los moléis.

    Guiso final de los calamares y presentación final

    Vertemos el vino a la cazuela y seguimos cocinando durante 2 minutos hasta que se evapore el alcohol.

    Salamos y agregamos el agua teñida que tenemos reservada pasándola por un colador.

    Si queremos podemos agregar el contenido de un sobrecito de tinta de calamar comercializada. Es suficiente con que el agua cubra los calamares, no haría falta más.

    Dejamos que se cocine nuestro guiso a fuego medio durante 60 minutos, removiendo ocasionalmente para evitar que se pegue.

    Si por alguna razón la salsa es demasiado líquida y nos gusta más espesa sólo tendremos que añadir una cucharadita de almidón de maíz. La vamos a disolver en un par de cucharadas de agua. Así conseguiremos que espese la salsa ligeramente. Si, por el contrario vemos que el agua se está quedando escasa durante el proceso, agregamos un poco más sin problema. Rectificando de sal si es preciso.

    Una buena forma de simplificar el proceso es utilizar una olla a presión en lugar del método tradicional. Una vez evaporado el alcohol del vino y agregada el agua con la tinta se tapa y se deja cocer durante 30 minutos.

      Servimos los calamares con arroz blanco simplemente cocido en agua con un chorrito de aceite y sal, y tendremos un plato de rechupete.

       

      publicidad