Ensalada Waldorf

INGREDIENTES:

Para la salsa Waldorf: 250 g. de mayonesa Heinz

El zumo de ½ limón

½ cucharadita de mostaza de Dijon

3 cucharadas de nata o crema de leche (35% M.G.)

Una cucharadita de azúcar o miel

Para la ensalada: 150 gr. de apio

2 manzanas ácidas (en este caso Granny Smith)

150 gr. de nueces troceadas y 50 gr. de piñones

100 gr. de pasas pequeñas

250 gr. de pechuga de pollo

Sal y pimienta negra o blanca recién molida (al gusto)

Un poquito de aceite de oliva virgen extra (para el pollo)

Para la base de la ensalada: Tu mezclum con lechuga para ensalada preferido,

     

    ELABORACIÓN:

    Empezamos con la salsa, es muy sencilla. Lo primero es lavar el limón, lo vamos a emplear todo, su piel y el zumo. Rallamos toda la superficie y hacemos zumo con limón. Reservamos.

    Como ya tenemos la base preparada. Removemos todo hasta que se integre el sabor ácido del cítrico. Este sabor contrarresta de maravilla con la manzana y el apio.

    Añadimos la nata líquida poco a poco hasta que quede bien ligada. A continuación incorporamos la mostaza y la pizca de azúcar o la cucharadita de miel. Debe quedar espesa pero que sea fácil de mezclar con el resto de ingredientes.

    Tostamos un poco las nueces y los piñones en una sartén teniendo cuidado para que no se nos quemen ya que podrían amargar el sabor de la ensalada.

    Troceamos las nueces con la mano o un cuchillo para que no sean pedazos grandes. Serán más o menos del tamaño de las uvas pasas.

    Pelamos la manzana, la descorazonamos y la partimos en dados de medio centímetro más o menos. El apio irá con el mismo tamaño que los trocitos de manzana. 

    Colocamos todo en un cuenco mediano y rociamos con el zumo de limón para que no se oxide.

    Mezclamos bien para que se empape del ácido del medio limón.

       

      PRESENTACIÓN:

      Pelamos el apio con un pelador de verduras. Lo cortamos también en dados, un poquito más pequeños que la manzana. El apio debe ir sin las fibras que no moleste luego a la hora de comer la ensalada.

      El apio es que dará potencia y sabor a la ensalada, pensaréis que el apio crudo no queda bien. Pero os equivocáis, dará crujiente, a la vez se intuirá y os sorprenderá. Añadimos los trozos al cuenco con la manzana. 

      Echamos las nueces, los piñones y las uvas pasas (sin pepitas) a la salsa. Por último hacemos las pechugas de pollo a la plancha. Que queden jugosas, vuelta y vuelta, sin que quede cruda.

      Podéis ayudaros con unas gotas de aceite de oliva virgen extra para que se hagan antes.

      Una vez hechas salpimentamos y las dejamos enfriar. Posteriormente cortamos en dados del mismo tamaño que los de la manzana.

      Añadimos todo a la salsa Waldorf y salpimentamos. Removemos muy bien hasta que se junten todos los sabores.

      Probamos por si necesitase un punto más salado. Ya tenemos nuestra ensalada lista.

        Para la presentación de la misma a mi me gusta servirla con una cama de ensalada mezclum, podéis emplear el que más os guste, así le daréis vuestro toque. Y por encima una buena capa de ensalada Waldorf, simplemente deliciosa. Guardamos en la nevera hasta la hora de servir.

         

        publicidad