Guacamole con langostinos

INGREDIENTES:

-10 langostinos

-6 aguacates medianos maduros

-1 tomate grande (150 gr aprox)

-100 gr de cebolla

-1 lima  

 

ELABORACIÓN:

Pelamos la cebolla y lavamos el tomate. Los picamos muy finos, lo más posible, que se vean pero que se note lo justo.

Elegimos unos aguacates maduros que no estén demasiados duros para aplastarlos, además el sabor del aguacate maduro es mucho mejor.

Debe estar maduro pero no blando, la piel debe estar firme y al apretar con el dedo se hundirá ligeramente. Si los habéis comprado muy verdes, los podéis envolver en papel de periódico y dejarlos en un bol a temperatura ambiente para que maduren. Nunca en la nevera.

Cortamos los aguacates por la mitad hasta el hueso y giramos cada parte separando las dos mitades.

Nos ayudamos de una cuchara de plástico para vaciar las dos partes y dejamos el hueso en la misma fuente donde vamos a poner el aguacate.

 

COMO MEZCLAR EL AGUACATE PARA UN GUACAMOLE PERFECTO

Se trituran los ingredientes con un tenedor de plástico o madera y en un bol de plástico. De esta forma evitamos la oxidación y conseguimos una pasta más o menos irregular con tropezones.

Añadimos el zumo de la lima directamente sobre el aguacate y empezamos a aplastar con el tenedor.

Echamos dos cucharadas de hojas de cilantro fresco. Si son muy grandes las troceamos directamente con las manos.

Mezclamos todo con el tomate y la cebolla que tenemos reservados y una pizca de sal.

Picamos el chile serrano muy fino. Yo me suelo poner guantes porque el picante puede ser peligroso si luego te frotas los ojos. Lo añadimos a la mezcla y juntamos todo con una cuchara de madera con movimientos envolventes para no variar la textura irregular de nuestra salsa.

 

COMO PREPARAR LOS LANGOSTINOS

Retiramos la piel y la cabeza a los langostinos y las reservamos para otra preparación, un caldo para un arroz de marisco sería una opción perfecta. Hacemos un corte a los langostinos a lo largo de su lomo para retirarles la tripa y los reservamos.

En una sartén calentamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Añadimos los langostinos y sofreímos durante unos minutos. Salpimentamos.

Los hacemos lo justo para que cambien de color, y retiramos langostinos. No debemos cocinar en exceso los langostinos ya que queremos que tengan todo su sabor y una textura un poco al dente.

Los cortamos en trocitos más o menos iguales, que sean grandes para que se vean en la crema. Reservamos.

     

    PRESENTACIÓN FINAL:

    Probamos por si es necesario añadir un poco más de picante y sal. Recordad que lo vamos a tomar con totopos o triángulos de maíz. Todo esto lleva sal y lo vamos a usar como cucharas, así que no os paséis de salados.

    Añadimos los trozos de langostinos (dejamos 2 o 3 para la decoración en la fuente) y removemos todo muy bien para que se junten los sabores.

    Colocamos el guacamole en una fuente con los langostinos reservados por encima. Y un poco más de cilantro para dar color.

    Acompañamos con las tortillas o triángulos de maíz. Y si queréis un toque súper mexicano, una buena michelada para acompañar y beber mientras disfrutas de este guacamole con langostinos.

       

       

      publicidad