Pollo en salsa de tomate

Ingredientes:

- Un pollo troceado
- Una cebolla grande
- Un par de pimientos verdes
- Una pastilla de caldo de pollo
- Tomate triturado, una lata grande
- Sal
- Pimienta

Preparación:

Trocea el pollo si no lo has cortado ya en trozos y échales sal y pimienta. Pela las cebollas y córtalas en tiras grandes. Coge el pimiento, lávalo, quítale las pipas y la parte de arriba y lo cortas en tiras grandes. Y por último pon una olla con aceite de oliva a calentar. 

Cuando el aceite esté caliente echa en la olla los trozos de pollo. Tienes que dorarlos un poco de forma uniforme por todos lados, sin que se quemen pero queden bien doraditos. Cuando lo hagas, sácalos y resérvalos. 

Echa las tiras gruesas de cebolla y después las tiras de pimiento, con un poco de sal, y póchalos bien hasta que estén tiernos. Añade la pastilla de caldo de pollo espolvoreándola por encima. Cuando la cebolla y el pimiento estén bien tiernos, pon a fuego lento y añade la lata de tomate triturado y remueve bien para que se mezcle con el resto de ingredientes. Deja a fuego lento que se haga bien el pollo y el tomate vaya concentrándose, durante una hora más o menos, sin olvidarte de remover cada cierto tiempo para que no se pegue el pollo al fondo de la olla. 

Cuando veas que el tomate tenga más cuerpo y ya esté bien frito, si es necesario desgrasar la olla un poco, hazlo, y deja reposar hasta la hora de comer. Aparta el pollo en salsa de tomate y sírvelo con algún acompañamiento, como pueden ser unas patatas fritas o cocidas. 
 

publicidad