Contrabandistas con mucho arte

Año: 
Fecha: 
20/01/2015

La comparsa de los Gitanos de El Puerto ‘El callejón del duende’ cuenta la historia de la leyenda de este callejón del barrio de El Pópulo, donde se encondían contrabandistas y piratas. En este callejón escondía un pirato donde lo escondía. Son “piratas de Cádiz”, de los bares, los que no van sin un duro, “pero siempre beben de balde”.

 

Los pasodobles, el primero de presentación y en que explican como su pasodoble está hecho por un gaditano y un gitano de El Puerto, que canta por Alegrías y por Bulerías, que tiene la espuma de La Caleta. Como dicen ello, la unión entre estas dos ciudades. El segundo a la Real Academia Española de la Lengua por la definición de gitano. Ellos dan su definición, que el gitano quiere quitar las penas, y también los hay rateros, “pero tamién hay rateros payos”, y piden que se levanten de su sillón porque no se lo merecen.

 

Los cuplés, el primero sobre la abdicación del Rey Juan Carlos. Dice que las caídas y los casos de corrupción le han obligado a dejar el trono. Y añaden que ahora a Urdagarín lo puede animar ahora Cristina de Borbón “desde el banquillo”. El segundo sobre el mal de ojo que le han echado a estos gitanos, porque a pocos días de la actuación les han destrozado el atrezzo. Pero Ramoni, el de la comparsa, dice que no hay problemas “porque él te hace un decorado en 5 días”.

 

El popurrí en el estilo de los Gitanos, aflamencado en todas sus cuartetas, contando la historia de estos piratas que se buscan la vida como pueden. Utilizan su tipo para hablar de los actuales casos de corrupción que existen y las injusticias sociales. Poco armónico la interpretación de esta parte del repertorio aunque tiene destellos, con la actuación en solitario de alguno de sus componentes, como ‘El Ramoni’.

publicidad