Una divinidad de plantas

Año: 
Fecha: 
17/01/2018

Chirigota de Cádiz que se presenta en la fase de clasificatoria del concurso de agrupaciones del Falla, con el nombre de Las del convento de Santa María “La Yerbabuena”. Sobre las tablas del teatro unas monjitas muy chirigoteras y de Podemos, con su escapulario de una planta de cannabis. “Venimos para decirte lo mucho que te quiero, desde mi convento de Santa María”.

El primero de los pasodobles a la verdadera droga que ellos adoran, la esencia de las buenas chirigotas callejeras. El segundo a la pena que siente que haya gaditanos que renieguen del arte que existe en carnavales. Hasta que no apostemos por lo nuestro, no podremos decir que la fiesta es patrimonio del mundo entero.

El prime cuplé a la crueldad que están teniendo con la hija de Belén Esteban desde que es mayor de edad. El segundo a las comidas que hacen las monjitas en el convento, que con tanto comer no vas a tener ganas del “bizcocho”. Estribillo donde dicen que le eches más tabaco porque dicen que la Teo todavía no se ha ido y cambian el segundo refiriéndose a Paco Rosado.

Terminan su actuación con el popurrí. Según un estudio, uno de cada cinco ha probado la marihuana. Le dicen al jurado que uno de ellos entonces les va a puntuar fumao. Cuentan los efectos que producen las plantas que ellas producen. Mientras fumaban en el huerto tuvieron una aparición, la del niño de San Vicente. Se preguntan dónde aparcan los que trabajan en el peaje.

publicidad