Unos bichos que cantan y sueñan con la alegría

Año: 
Fecha: 
1/02/2020

Abre la sesión de la fase de clasificatorias del Concurso de Agrupaciones del sábado 1 de febrero, la comparsa gaditana, La canción de la laguna, con letra y música de David Marques Mateo. El pasado año concursaron como El marqués de Cádiz. Representan a unos pequeños habitantes de una tierra encantada, que le llamaban Tacita, donde hasta los bichos le cantaban. “Cuenta la leyenda que era plateada y las malas leguas que estaba embrujada, yo puse la sangre y ella el veneno”.

El primero de los pasodobles a la llegada del otoño que es cuando los poetas se vuelven locos y se encierran en un boquete para crear nuevas melodías. Te traen un nuevo pasodoble para que hagas con él lo que tú quieras. El segundo al nacimiento de unos cachorros y el instinto maternal de una perra, que si tuviera conciencia, se preguntaría como puede haber seres humanos que traigan al mundo a una criatura, para tirarla a la basura.

El primer cuplé a las especies invasoras y haber si esto se invierte y tenemos en verano una plaga, en lugar de mosquitos, de langostinos. El segundo al conocido satisfayer y a error que tuvo al usar en lugar del famoso aparato, un secador de pelo.

Terminan su actuación con el popurrí. Cantan a la situación tan negra que hay en el país, pero en Cádiz, sin embargo, dan ganas de cantar. “Que la vida son dos días y uno hay que votar”. Un pueblo que canta no cae en el olvido y tiene limpia las manos. Es un pueblo temido que jamás es vencido y conoce el camino de la libertad. Le pueden llamar bichos a ellos pero “No hay en este mundo bicho más malo que tú”. Tuvo un sueño, con el cielo de los carnavaleros. Recuerda a los autores fallecidos. Soñaron con la alegría.

publicidad