¡A jugar!

El sábado, el Falla se convirtió en una gran guardería, donde nacían niños y los juguetes cobraban vida. Y muy chirigotera. El Sheriff, Lulu y compañía se convirtieron en los personajes de Pixar e hicieron su propia película, ‘Cai Story’, y en 3D. Simpática de principio a fin, supo mantener con la sonrisa al público durante todo el repertorio, que reventó en carcajada en muchos momentos del repertorio. Y es que grupo supo estar sobre el escenario, sobre todo después de que se tuviese que retirar uno de los dos guitarras durante la mayor parte de la interpretación por un desmayo.


Muertos muy vivos

Se abre el telón, y se ve a varias personas en una cola, con la Muerte al lado. Ellos entran, pensando que iban al Paraíso, y van al infierno. Y sale de entre bambalinas la chirigota vestidos de esqueletos que son unos “desgraciaditos porque tienen que currar, y la Muerte no le va a pagar”. Vagan como almas en pena. El primer pasadoble es un piropo a Cádiz y al Concurso, que es donde a ellos les gusta cantar su pasodoble. El segundo, una mujer maltrataba habla con la Muerte y le cuenta lo mal que lo pasó en vida, y prefirió la Muerte a vivir con aquel criminal.


A coronar la noche

La sesión del viernes, la antepenúltima de la fase de preliminares, tiene como plato fuerte uno de los favoritos de la modalidad de comparsa, ‘La corona’ de Joaquín Quiñones. Con la música de Manuel Sánchez Alba, El Noly, El grupo pretender entrar en la final que se resiste desde hace unos años Además, la otra agrupación atractiva de la noche es el coro formado por la cooperativa de Leonardo Calle, Antonio Martín, Lamas, y Cárdenas y Peñalver, ‘El asedio’.

Suscribirse a RSS - Él, la parca y nosotros nos lo llevamos