Junto a María en el dolor de su soledad

La cofradía de Caminito puso la nota sobria a una jornada de grandes misterios
Procesiona el: 
Año: 
2015
Fecha: 
Miércoles, 1 abril, 2015 - 22:30

 

A las 19.20 horas, la imagen restaurada de Nuestra Señora de las Angustias de Caminito salía de su pequeña capilla de la calle Isabel la Católica sobre su palio exornado con lirios morados y rosas malvas. En la esquina de esta calle, los hermanos que salían desde la iglesia del Corpus Christi, de las Carmelitas Descalzas, pasaban por delante de la imagen de la que son devotos.

Numerosos hermanos los que acompañan a la Señora cada Miércoles Santo de camino hacia la calle Honduras, abierta al tráfico en esta jornada. Delante del libro de reglas, hermanos con varias con distintos símbolos de la Pasión. Y en la presidencia, el director espiritual, el padre Jesús Garcia Cornejo, junto a la concejal Carmen Sánchez.

De la Central Lechera salían las primeras cien personas que formaban parte de la penitencia, mientras que el resto esperaba en la calle Costa Rica, en el Rebaño de María.

Con una Alameda donde la luz de la tarde hacía aún más bello el misterio, numerosas personas disfrutaban de este momento tan bello de la Semana Santa de Cádiz. En silencio, sólo roto con el sonido de las horquillas de los manigueteros de la cuadrilla de José Luis Pájaro, bajaba por la calle Honduras para visitar a las religiosas franciscanas que esperaban a la imagen de Nuestra Señora de las Angustias.

A las ocho de la tarde comenzaban los cantos de las monjas dedicados a la Dolorosa mientras que salían el resto de personas que formaban parte de la penitencia, mientras que la Cruz de guía ya discurría por la calle Manuel Rancés.

Un camino en donde el respeto del público fue más que patente, especialmente hasta la calle San Francisco, donde se incorporaba el cortejo al camino que lo llevaba a la Catedral, donde entraba a las diez de la noche. 

publicidad