Santa Cruz es testigo del milagro de la conversión

El misterio de Las Aguas abre los desfiles procesionales de la tarde del Miércoles Santo
Cofradia: 
Procesiona el: 
Año: 
2015
Fecha: 
Miércoles, 1 abril, 2015 - 21:45

Por segundo día consecutivo, la iglesia de Santa Cruz volvía a centrar la atención de los cofrades. Ayer, para participar de la última salida procesional del día. En este Miércoles Santo, para disfrutar de la primera cofradía del día. La hermandad de Las Aguas.

La corporación marianista que tiene su sede canónica en Extramuros, en la iglesia de Nuestra Señora del Pilar, en el colegio de San Felipe Neri, es acogida cada año por la parroquia de Santa Cruz, motivo por el que este año la hermandad le ha concedido el premio Longinos, su máximo galardón.

Una parroquia repleta de hermanos con el antifaz y hábito negro y capa azul, y numerosos pequeños de verde y rojo, para los tramos que acompañaban a San Juan Evangelista. Sin duda, en esta corporación la llegada a la iglesia del colegio San Felipe Neri desde el Oratorio ha supuesto un gran revulsivo.

Tras las palabras del director espiritual, el padre Ignacio Sánchez Galán, pasadas las cuatro y media de la tarde comenzaba a formarse en cortejo formado, primero, por los más pequeños que acompañaban al Discípulo Amado, y que cerraba los tramos un grupo de paveros de entre 3 y 5 años del colegio marianista vestidos con el hábito verde y una capita roja rematada con plumas.

Antes de las cinco de la tarde salía la imagen de San Juan sobre un monte de claveles rojos mientras sonaba la banda de Los Remedios de Castilleja de Sevilla.

 

A continuación salieron los hermanos que acompañaban al Señor tras la Cruz de guía. A las cinco y diez de la tarde el capataz Gerardo Navarro comenzaba a andar el paso de misterio hasta la puerta de la parroquia de Santa Cruz. Un movimiento complicado debido a las dimensiones del paso y lo impresionante de su imaginería, ya que no sólo la imagen del Santísimo Cristo de las Aguas, sino también por la imponente imagen de Longinos sobre su caballo.

Tras sobrepasar el dintel de la puerta de la iglesia y colocar las patas del paso, la camerata de la banda de la Sagrada Resurrección de Sevilla interpretaba ‘Pescador de hombres’, para acompañar después los primeros pasos con la marcha ‘Cristo de las Aguas’.

 

A continuación los tramos de hermanos de la Virgen de la Luz, en cuya presidencia estaba la presidenta del Ampa del colegio San Felipe Neri y el subdirector de la Policía Local de Cádiz.

Delante del cuerpo de acólitos, dos servidoras de paso vestidas a la Federica, introducidas en el cortejo por primera vez.

Andrés Cano, que ayer también dirigía los pasos de la cuadrilla de la Virgen de la Salud, ordenaba el movimiento del palio que lucía unos renovados faldones, quedando sólo ya por restaurar el manto de la Dolorosa.

Exornada con azucenas y nardos, la Virgen de la Luz se ponía en la calle casi a las cinco y media de la tarde con la marcha ‘Hermanos Costaleros’ interpretado por la Filarmónica de Conil. 

publicidad