Amor, devoción y tradición en el Lunes más mágico

El sol lucía radiante en esta joranda de Lunes Santo. El viento de Levante, sin embargo, seguía estando presente en la ciudad, aunque no con la misma fuerza que el Domingo de Ramos. 

En La Palma, en San Francsico y en El Carmen se notaba la emoción que envolvía el día. Hermanos que ya habían dejado de vestir su hábito pero que no querían faltar a su cita. Jóvenes que sueñan con cargar a su devoción en el hombro. Mujeres que no podían evitar que las lágrimas brotasen de sus ojos.


Barrio, tradición y sobriedad. Es Lunes Santo

Hay días que están marcados en el calendario por ser especiales. Y entre ellos, el Lunes Santo en Cádiz está marcado en rojo. Tradición, juventud, clasicismo, sobriedad, alegría y emoción. Todo se une en un mismo día en donde los barrios toman un especial protagonismo.

Principalmente el La Palma. Desde allí la cofradía hará su estación de penitencia desde las 15.45 horas. El Cristo de la Misericordia y María Santísima de las Penas se reunirán un año más con sus vecinos para curarles sus males. Aunque sea, sólo por unas horas.


El Levante quiso ser protagonista de una jornada histórica

 

El Sábado de Pasión ya se estudiaba qué se podía hacer. Y la sede del Consejo de Hermandades era el lugar donde las cinco hermandades del día estudiaban qué alternativas había si el Levante tomaba más fuerza. Tras tres horas de reunión, las decisiones quedaban en el aire hasta el día siguiente.

Y el Domingo de Ramos se levantó como se preveía. Con la presencia del Levante aún más fuerte que en la jornada anterior. Motivos más que suficientes para que pasadas las doce del mediodía, la hermandad de La Paz y del Despojado decidiesen cambiar su itinerario de salida.

Páginas

Suscribirse a RSS - 2017