Planeaba como una sombra espesa que deslució otra jornada de la Semana Santa. El riesgo de lluvia tuvo consecuencias para las cofradías del Lunes Santo que tuvieron que cambiar el paso ante unos partes meteorológicos que apuntaban riesgo alto de lluvias en torno la medianoche. Con esa premisa de partida, la cofradía que podía estar más expuesta a un chaparrón, por sus horas de salida, Vera-Cruz, decidió quedarse en casa. El resto corrieron, y mucho, para evitar la temida lluvia que amenazaba con aguar la jornada. 

 

El sol brillaba en un cielo bien azul. Tanto como para pensar que quizás no sería, que los pronósticos se equivocarían. Pero no lo hicieron y, a primera hora de la noche, la lluvia llegó y deslució un Domingo de Ramos de ilusión y estrenos. De hecho, todas las hermandades de la jornada se vieron sorprendidas por un chubasco que les obligó a resguardarse en la Catedral, en otros templos y a cambiar sus recorridos. 

 

‘Memoria eterna’ sonó para la Virgen de los Dolores de Servitas nada más enfilar la calle Sagasta. Y esa marcha, interpretada en los magistrales sones de la Banda Maestro Dueñas, parecía llevar mensaje implícito. Porque lo que se vivió en la tarde-noche de ayer bien se merecía ser guardado en la memoria en todos los presentes. La Orden de los Siervos de María regresaban a su día primitivo de salida, el Viernes de Dolores en una jornada que resultó tan elegante como lucida, tan llena de público en la calle como sobria y recogida. 

 

El día no se presentaba tan soleado como el resto de los días de la Semana Santa de 2015, pero eso no restó público en esta tarde de Gloria.

La Palabra del Padre se había cumplido y Jesús había resucitado. La Pasión había cobrado sentido.

En la noche del Sábado Santo, en las iglesias gaditanas se había celebrado la Vigilia Pascual. Los cristianos habían renovado su fe y el nuevo cirio pascual ya alumbrada en los templos.

La Semana Santa de Cádiz quedará este domingo oficialmente clausurada con la salida procesional de la imagen de Jesús Resucitado. La primera cofradía de Gloria será la que ponga la guinda a una Semana Santa perfecta en cuanto a la climatología y con ausencia de grandes incidencias en los desfiles procesionales de las 30 cofradías.

 

Por la mañana, a las 12 del mediodía, el obispo de Cádiz, monseñor Rafael Zornoza, ha presidido el Pontifical de Resurrección.

El Sábado Santo también es día para disfrutar de las cofradías en Cádiz. Tras el decreto aprobado en 2009 por el anterior obispo de Cádiz, Antonio Ceballos, y su primera salida procesional en 2010, la cofradía del Santo Entierro ha vuelto a procesionar en esta jornada de luto para los cristianos.

Jesús yace muerto en el Santo Sepulcro, en Cádiz, realizado en plata y cerrado con cristales parisinos. Una obra de arte que cada año se puede disfrutar por el casco histórico.

La hermandad de la Soledad y Santo Entierro es la hermandad del Sábado Santo. Su regreso a sus orígenes ha sido un revulsivo para esta corporación que ha ido tomando forma en los últimos años.

Una cofradía que partirá a las 15.30 horas desde la parroquia de Santa Cruz con la representación de las hermandades gaditanas acompañando a Jesús Yacente, debido a ser la cofradía municipal. De ahí que la corporación procesionará también bajo maza acompañando a la urna del Señor de plata y cristales parisinos.

 

Sólo queda la esperanza de que se cumpla la Palabra del Padre. Sólo queda contar los días, tres, para que Jesús venza a la Muerte. Y con esa esperanza, Cádiz vive otra jornada cofrade donde el Santísimo ha quedado Reservado hasta la celebración de la Vigilia Pascual.

Hoy es día de Luto. Hoy es día de duelo.

Pero el negro del duelo no ha impedido que la ciudad haya vivido una gran jornada cofrade. Un día ni donde el frío, ni el viento y, ni mucho menos, el riesgo de lluvia, han sido impedimentos para que las cofradías hayan podido cumplir su estación de penitencia.

Páginas